Las trufas crecen debajo de ciertos árboles, los más comunes son encinas, robles y avellanos, para que esto sea posible, es muy importante que el hongo y las raíces se fundan en una perfecta simbiosis. Cuando la naturaleza se encarga de hacer el proceso de simbiosis da a lugar las trufa silvestre.

En nuestro caso lo hemos provocado, inoculando las raíces con el hongo (tuber melanosporum vitt.) El resultado es el mismo y la calidad es la misma que el de las trufas silvestres.

Nos ayudamos con nuestros perros para encontrarlas, así de esta manera podemos disfrutar de éste tesoro en nuestros terrenos (cultivo forestal).

Desde nuestro punto de vista, su gran valor no es el económico, sino que es el culinario, ya que con poca cantidad te aromatiza y le da sabor a un plato por muy simple que sea, el resto de la trufa la podemos conservar en la nevera, cubriéndola ligeramente con papel de cocina y cambiándolo cada dos días para que no haya demasiada humedad.

Así pues, para disfrutar la trufa fresca cruda, uno de los platos que recomendamos es laminarla en una tostada de pan con aceite y un pelín de sal o laminada sobre dos huevos fritos o en un plato de pasta. Está insuperable!!!.

TEMPORADAS DE LAS TRUFAS:

LA TEMPORADA DE LA TRUFA DE VERANO (TUBER AESTIVIUM VITT.) ES DE MAYO A SEPTIEMBRE.

LA TEMPORADA DE LA TRUFA DE OTOÑO (TUBER UNCINATUM VITT.) ES DE OCTUBRE A DICIEMBRE.

LA TEMPORADA DE LA TRUFA BLANCA (TUBER MAGNATUM PICO VITT.) ES DE SEPTIEMBRE A ENERO.

LA TEMPORADA DE LA TRUFA NEGRA (TUBER MELANOSPORUM VITT.)) ES DE DICIEMBRE A MARZO.



¡Trufa fresca!
Trufa blanca
Trufa negra
Envios en diferentes formatos
¡Desde 250g-10kg!

Bienvenido. Te confirmamos que en esta web se emplean cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continúas tu visita, entendemos que estás de acuerdo.