Siempre a punto!
Una de las maneras de trabajar la trufa congelada es sacarla del congelador y seguidamente laminarla o rallarla sobre los alimentos elegidos, posteriormente la volvemos a depositar en la bolsa y la guardamos en el congelador hasta la próxima vez que nos haga falta.
Disponemos de trufa blanca, trufa negra de invierno, verano y de otoño, también tenemos brisura de trufa. En bolsas congeladas al vacío de 250g y 500g, enteras y en trozos.
En bolsas congeladas al vacío de 250g y 500g, enteras y en trozos.



Trufa congelada
En bolsas congeladas
De 250g y 500g enteras
También disponibles en trozos

Bienvenido. Te confirmamos que en esta web se emplean cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continúas tu visita, entendemos que estás de acuerdo.