HISTORIA

Desde pequeños jugamos con los sabores y experimentamos con los alimentos. En casa nos gustaba comer sano y rico, pero nos cansábamos rápido de los mismos platos, así que mezclábamos cosas y macerábamos productos con miel, aceite, con sal o con brandy que son unos excelentes conservantes naturales, hasta que ya un poquito más mayores nos enamoramos de la trufa fresca… nos sorprendió tanto su sabor que decidimos también elaborar productos con éste manjar. Descubrimos que hay 74 clases de trufa, no todas conocidas… No sabíamos ni por dónde empezar… Primero desperdiciamos unas cuantas trufas… pero gracias a nuestro tesón conseguimos grandes mezclas! y aquí estamos proponiéndonos que probéis nuestros productos a ver que os parecen… Queremos agradecer a grandes personas su apoyo, su ayuda y sobretodo su confianza, especialmente a dos truficultores que han aportado su experiencia para que nosotros empezáramos a andar: Gracias Miquel Pérez y gracias Mario Ezequiel, dos amigos.


Bienvenido. Te confirmamos que en esta web se emplean cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continúas tu visita, entendemos que estás de acuerdo.